Ir al contenido principal

¡Adiós, Popular Photography!

La noticia es de hace pocos días: el numero de marzo-abril de 2017 de la revista norteamericana Popular Photography será el último en llegar a los kioscos antes de echar el cierre. Y en ese cierre le acompañará la publicación hermana "American Photo", al tiempo que ya no se actualizará contenido alguno a las versiones web de ambos medios (1).


La primera portada de Popular Photography mostraba algo bastante rompedor para mayo de 1937: una mujer saliendo de la ducha...

Personalmente lo siento, no ya por el tema tan manido reflejado en otros sitios web del sector –la mayoría de cuyos responsables probablemente jamás se han rascado el bolsillo para comprar un ejemplar– sino porque siempre tuve una fuerte vinculación con el medio, al tiempo que llegué a conocer en persona a algunos de sus columistas.

Hacia 1962, en España solo era conocida prácticamente la revista Arte Fotográfico (AF), muy dedicada a mostrar los trabajos de concursística, si bien también ofrecía secciones interesantes, que los jóvenes aficionados como yo, nos "bebíamos" cada mes. Y un buen día, en un céntrico pasaje de Zaragoza, hoy convertido en tienda de ropa, descubrí una extraña publicación fotográfica, que ya desde la portada –recuerdo que eran unas copas de vidrio, todo en color rojo– ofrecía algo totalmente distinto a lo que se mostraba en Arte Fotográfico.

De alguna manera, quedé obnubilado, me rasqué el bolsillo y me gasté la mitad de la paga de un mes (¡qué tiempos!) en aquel ejemplar. Solo había un "pequeño" problema: todo estaba en inglés, y yo no sabía ni papa del idioma, si bien sí que sabía alemán.

 Los anuarios –que, aparte de algo de pubicidad importante en desplegables– solo llevaban porfolios seleccionados, eran bastante interesantes, y mostraban un tipo de fotografía poco visto en publicaciones españolas... y no lo digo por la portada de este de 1977.

De alguna manera –y sin despreciar todo lo aprendido desde los años cincuenta en AF– inicié un doble aprendizaje autodidacta, de fotografía y del inglés, idioma este que nunca estudié en otro lugar alguno. Desde entonces, compré regularmente Popular Photography hasta aproximadamente 2001 . De hecho llegué a ser suscriptor, pero hube de cancelar la suscripción, ya que la revista venía desde EEUU en un sobre abierto, y llegué a la conclusión –me llegaba bastante más tarde que a los kioscos– que "compartía" la suscripción con uno o más de –a la sazón siempre eficientes, en escaqueo– funcionarios de Correos.

A través de las estupendas secciones de  mi amigo Ed Meyers, de Cora Wright Kennedy, de Norman Goldberg y de otros geniales columnistas, aprendí desde a revelar diapositivas en color a protocolizar pruebas técnicas, pasando por muchas cosas más.

Siempre se criticó que Popular Photography llevaba muchos anuncios –casi el 30% de las páginas– pero ¡qué lujo para soñar en una España bastante gris todavía! A través de esos anuncios y por los caminos más extraños (2) adquiría mi primer Spiratone 135 mm f/2,8 para Miranda, un fantástico Vivitar 55-135 mm y también un OM-Zuiko 18 mm f/3,5 que todavía conservo.

 Uno de los últimos ejemplares que adquirí.

Las causas para el cierre son al parecer el declive en la circulación –de un millón de ejemplares al mes había caído a unos 320.000 (3)– la baja inversión publicitaria y unas páginas web no muy bien gestionadas, además de –claro está– un modelo de publicación obsoleto hoy en día.

En todo caso, Popular Photography siempre seguirá en el corazoncito de aquel adolescente, hoy "viejo profesor", ya que probablemente, a través de sus columnistas, fue mi mentora.
En otro orden de cosas, si estabais tentados de hablarme de revistas tales como "Nueva Lente" o de "Photovisión"... si me animo, otro día os hablaré de esas –en mi opinión– sobrevaloradas publicaciones. 
  1. Se ignora si –al igual que ha ocurrido con la difunta "Quesabesde", se desconectará el servidor, quedando inaccesibles todos los contenidos anteriores.
  2. En aquella época no se podía traer nada fotográfico de EEUU, por correo, sin una licencia de importación.
  3. La más baja de esas cifras sería un sueño inalcanzable para la más exitosa de las revistas fotográficas españolas, que no habrían pasado –en principio, pues mantienen secretas las cifras reales–  de los 15-22.000 ejemplares mensuales.




Comentarios

Ricardo. ha dicho que…
Querido amigo Valentín, poco puedo añadir a lo comentado tras el fallecimiento de Ed Mayers, salvo agradecer de nuevo tu "apertura de corazón" que transmites tan impecablemente como siempre y nos trasladas a unos tiempos que de un modo u otro todos vivimos, pues todos tuvimos unos inicios y una fase de ávido aprendizaje tan ilusionante.

Hoy los tiempos son otros y a la gente le costará entender lo que suponía esperar a las fechas de compra en los quioskos, a los que a menudo había que acudir varias veces por que "aún no había llegado" la revista.

Logicamente, no conozco ninguno de los motivos de la decisión, pero en ésto soy egoista y me doy por satisfecho, sabiendo que "mi mentor" es de los que ha decidido que es mejor "renovarse que morir" y sabe hacer las cosas excelentemente bien pero además, presentarlas con las herramientas y los colaboradores que los tiempos exigen.

Mi "pésame" por lo de "Popular Photography" pero mi enhorabuena y agradecimiento por tu trayectoria profesional.

Larga vida.

Ricardo (aka Eznado)
Valentín Sama ha dicho que…
Gracias por tus amables palabras, Ricardo. Y es cierto: ¡qué emoción la de acudir al kisoco cada mes para ver si ya "había llegado nuestra revista"!
Un abrazo
Oscar Ponton ha dicho que…
Vaya sorpresa que hayas retomado tu blog!! Encantado de ello estoy.
Eso mismo que comentáis tú y Ricardo, saludos Eznado, me pasaba todos los meses a mí...esperando el FV!

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama
La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– …

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…