Ir al contenido principal

7Artisans 75 mm f/1.25 en montura Leica-M: a prueba

Hace ahora aproximadamente un año, publicaba yo en Albedo Media –con una separación de una semana– los artículos "La Amenaza Amarilla (I) – 1957-1964" y "La Amenaza Amarilla (II) – 7Artisans y Leica-M: desde China, con amor"; en ellos, hablaba de la serie de objetivos en montura para las telemétricas Leica-M (y cámaras compatibles) así como de la cada vez mayor calidad de estas ópticas –35 mm f/2 en ese caso– que apuntan claramente a marcas tales como la propia Leica por un lado y a Voigtländer por otro.
Os recomiendo, sin ambages, la lectura de esos dos artículos a fin de... entrar en situación.

La primera impresión, cuenta... © Valentín Sama

Leica y sus "Noctilux"
La muy luminosa óptica Leica Noctilux-M 50 mm f/0.95 ASPH. para las telemétricas de la serie M –introducida en septiembre de 2008– se vio acompañada, en noviembre de 2017, por la extraordinaria referencia Leica Noctilux-M 75 mm f/1.25 ASPH.
Como era de esperar, para ese tele corto "de retrato", Leica "ha echado el resto": vidrios especiales en todas y cada una de sus nueve lentes, y superficies aesféricas en dos de ellas, además de una lente flotante.
Todo ello a un precio... como era de temer: 12.500 €, para un peso de 1.055 gramos.

Entra en escena: 7Artisans 75 mm f/1.25
Y hete aquí, que –hace poco más de dos meses– 7Artisans ha iniciado la comercialización de "su" 75 mm f/1.25 en montura Leica-M, con acoplamiento para la leva telemétrica.
Aunque por razones bastante evidentes no puedo disponer de un Leica Noctilux-M 75 mm f/1.25 ASPH. para una comparación o prueba de campo lado a lado, sí que me he permitido adquirir una unidad del 7Artisans 75 mm f/1.25, y ello a un precio de tarifa aproximadamente 24 veces inferior al del citado Noctilux.
Evidentemente, la calidad no puede ser la misma, pero la cuestión es: ¿será suficientemente buena para su precio? Y sobre todo, el grado de disfrute de la combinación de focal y luminosidad extrema, e incluso la sensación táctil, ¿serán satisfactorias?

Tres ópticas en 75 mm para montura Leica-M
Para comenzar, os aporto una sencilla tabla de características que nos permitirá realizar algunas comparaciones que estimo interesantes:

DJ-Optical Leica Leica
Objetivo 7 Artisans 75 mm f/1.25 Noctilux-M 75 mm f/1.25 ASPH. Summarit-M 75 mm f/2,5
Focal (nominal) 75 mm 75 mm 75 mm
Ángulo de toma (indicado) 33º 32º 32º
Apertura máxima/mínima 1.25/16 1.25/16 2.5/16
Numero de palas 12 11 9
Operación Manual, con clics Manual, con medios clics Manual, con medios clics
Lentes/grupos 7 /6 9 /6 6 /4
Vidrios especiales No indicado Todas: dispersión anómala/baja No
Lentes aesféricas No 2 No
Lentes flotantes No 1 No
Revestimientos Múltiples Múltiples Múltiples
Dist. mín. de enfoque 80 cm 85 cm 90 cm
Diámetro 69,5 mm 74 mm 55 mm
Largo (hasta la montura) 72,6 mm 91 mm 60,5 mm
Diámetro de filtro 62 mm 67 mm 46 mm
Peso 600 g 1.055 g 345 g
Montura Leica M sin codificar Leica M codificada ópticamente Leica M codificada ópticamente
Precio (aprox.) 500 € 12.000 € 1.750 €
Años de producción En producción En producción En producción en versión f/2.4 

Otras alternativas serían el Leica APO-Summicron-M 75 mm f/2 (3.600 €) o el Voigtländer Nokton 75 mm f/1.5 VM (1.000 €).

El diseño "Sonnar" de Zeiss Ikon
7Artisans –y otros fabricantes actuales de su estilo–  tienden a "tirar" de diseños clásicos de objetivos, como los de Zeiss Ikon. Así, el nuevo 7Artisans 75 mm f/1.25 sigue el diseño propio de los Sonnar, al tiempo que el 7Artisans 35 mm f/2 sigue el esquema Biogon, derivado a su vez...del Sonnar.
El concepto Sonnar, derivado de la creación de Ludwig Bertele hacia 1930, permite altas luminosidades, con un diseño sencillo, que incluye el menor numero posible de superficies aire/vidrio. Esto era clave en aquellos años en los que los revestimientos antirreflejos eran, bien inexistentes, bien muy primitivos.

Un esquema Sonnar clásico, en este caso para la focal de 50 mm Creative Commons

Esquema del 7Artisans 75 mm f/1.25 © 7Artisans
El esquema óptico del 7Artisans 75 mm f/1.25 incorpora un mayor numero de superficies aire/vidrio, algo permisible merced al uso de los revestimientos multicapas.
Esa alta luminosidad, unida al relativamente reducido numero de lentes, la fuerte curvatura de las mismas, el diseño asimétrico y la ausencia de lentes aesféricas, conspiran para crear una fuerte curvatura de campo, acompañada de una sobrecorrección de la aberración de esfericidad.

Ese conjunto de "pecadillos" ópticos se concreta en uno de los principales defectos del concepto Sonnar: el llamado "focus shift". Dicho de otra forma: el plano principal de enfoque tiende a variar de posición –hacia las distancias lejanas– conforme cerramos el diafragma desde la plena apertura a los valores más cerrados de abertura del mismo.

Algunas de las preguntas suscitadas serían:
 ¿En qué grado?
¿Lo compensaría la profundidad de campo creciente?
¿Cómo afecta a la calidad de imagen, o –quizá mejor dicho– a las características de dicha imagen?
Lo comprobaremos y discutiremos más adelante, pero una cosa es cierta: no son pocos los que aprecian algunas esas características, precisamente por la personalidad que otorgan a la imagen, especialmente a diafragma abierto.

7 Artisans 75 mm f/1.25: presentación y acabado
Con ocasión de la prueba del 7Artisans 35 mm f/2, más arriba citada, ya comenté que desde la firma responsable de la producción –DJ Optical– se hacían patentes los deseos de aproximarse a lo ofrecido por Leica.
Así, este tele corto de 75 mm se presenta en una atractiva caja negra, con interior acolchado, acompañado de tapas (frontal metálica), bolsa de paño, documentación de control de calidad, instrucciones, y...sí: de nuevo un destornillador o más precisamente, llavecilla hexagonal con mango. Más sobre esto último, más adelante.

No está mal, para una primera impresión... © Valentín Sama
En la mano, el objetivo ofrece una magnífica sensación de calidad lo miremos por donde lo miremos. Con un tacto suave y a la vez firme, tanto del aro moleteado de enfoque como del selector de aberturas de diafragma, con "clics" que encajan con absoluta limpieza.
Eso sí: el sistema es del tipo en el que el espaciado entre cada uno de esos valores de abertura va disminuyendo conforme nos desplazamos desde f/1.25 hacia f/16, lo que resulta un poco "antiguo".
Claro que con un simple vistazo a las 12 palas del diafragma nos reconciliamos definitivamente con esa pieza: es la más perfecta que he visto en mucho tiempo, con una forma casi absolutamente circular a todas las aberturas. Ya podría tomar nota algún que otro fabricante japonés que presume de "numero de palas"...

Sobre una Leica M4-P, el nuevo tele corto de 7Artisans queda razonablemente armónico © Valentín Sama
El barrilete está realizado enteramente en metal, y las inscripciones para las escalas de aberturas de diafragma, distancia de enfoque, y profundidad de campo están grabadas y rellenadas con laca; no estamos ante una serigrafía barata.

A f/2.8: una auténtica maravilla de abertura circular © Valentín Sama


A f/5.6...y así, hasta f/16 © Valentín Sama

A la izquierda, un Leica Summarit-M 75 mm f/2.5 con la codificación óptica (arriba) y a la derecha, el nuevo 7Artisans 75 mm f/1.25 © Valentín Sama
En el lado de la montura, encontramos la misma alta calidad de acabados. A notar, que –a diferencia del 7Artisans 35 mm f/2, y de los objetivos actuales de Leica– el 7Artisans 75 mm f/1.25 no incorpora la conocida codificación óptica.

Viñeteo
El viñeteo, muy importante a la plena apertura de f/1.25 –en las esquinas llega sólo un 40% de la iluminación central– baja muy rápidamente conforme diafragmamos, siendo ya casi inapreciable para f/4.

Viñeteo a f/4 © Valentín Sama

Viñeteo a f/2.8 © Valentín Sama<

Viñeteo a f/1.25 © Valentín Sama

En el uso práctico, y dadas las características un tanto extremas de esta óptica, el viñeteo llega a ser molesto sólo con fondos lisos sin textura, como por ejemplo cielos azules o nublados, situaciones en las que aconsejo cerrar al menos a f/2, o f/2.8. Para el resto de sujetos, prácticamente ningún problema: hay que reconocer que estamos ante un objetivo “de carácter”, que –en lo que se refiere al viñeteo– se “domestica” cerrando hasta tan sólo f/2.8.

Flare
Aún con multirrevestimientos, los esquemas Sonnar tienden a hacer un cierto nivel de “flare”, lo que se traduce –en circunstancias normales– en un contraste algo más bajo. Pero se trata de una estética que –unida al tono ligeramente cálido de la óptica– puede resultar muy agradable para ciertos sujetos. Una opción sería ajustar la cámara para archivos algo más “contrastados”, siempre disparando, como hago por sistema, en RAW+JPEG.

Leica Summarit-M 75 mm f/2.5 y 7Artisans 75 mm f/1.25 © Valentín Sama
En la imagen de más arriba podemos ver –lado a lado– un Leica Summarit-M 75 mm f/2.5 y el 7Artisans 75 mm f/1.25. Lógicamente, la diferencia de tamaño y peso son notables, pero también la luminosidad: el segundo es aproximadamente dos puntos y medio más “rápido”. Y las posibilidades de enfoque/desenfoque selectivo, mucho mayores. En el fondo se trata de una cuestión de opciones, preferencias y precio.

Focus shift
Se trata, como he citado al principio, de un problema un tanto insidioso que afecta a los esquemas Sonnar... entre otros: el plano de enfoque se desplaza ligeramente hacia atrás, al cerrar el diafragma desde su valor más abierto, en este caso f/1.25. Para hablaros sobre ese efecto (defecto) os muestro las siguientes tomas.

Esta es la toma de referencia: vamos a enfocar sobre el bote de Neofin Blau © Valentín Sama

A la apertura máxima de f/1.25
A la apertura máxima de f/1.25, con enfoque telemétrico, el foco queda clavado, si bien la profundidad de campo es tan reducida, que sólo unos pocos milímetros de la etiqueta curva están a foco. Es lo que esperamos de un 75 mm f/1.25.

Cerrando a f/4
Ahora, cerramos a f/4 y lógicamente, aumenta un poco la profundidad de campo, pero... ¡oh cielos!, el chasis antiguo de película Agfa ISS está más a foco que el bote de Neofin Blau... ¡eso es el taimado "focus shift"! Veamos que ocurre si –conociendo el problema– al enfocar telemétricamente y puesto que pensamos utilizar un diafragma ligeramente más cerrado que f/1.25 corregimos ligeramente "hacia cerca"...

A diafragma f/4 aplicando una ligera compensación de enfoque...
¡Ajá! La profundidad de campo aumenta, pero –además–el foco principal se mantiene sobre nuestro viejo bote de Neofin Blau. También mejora –naturalmente– la calidad general de la imagen. Hemos "vencido" al sistema...
Todo esto lo explica magistralmente, en un artículo, Brian Sweeney.

Fotografiando
A continuación, os muestro una corta serie de imágenes comparativas, incluyendo alguna realizada con un Leica Summarit-M 75 mm f/2.5. Todas las tomas están realizadas sobre trípode y enfocadas en "Live-View". Las imágenes se dejan ampliar –y descargar– usualmente (según sistemas) con el botón derecho del ratón.

7Artisans 75 mm f/1,25 a f/1.25 © Valentín Sama


7Artisans 75 mm f/1.25 a f/4 © Valentín Sama


Leica Summarit-M 75 mm f/2.5 a f/4 © Valentín Sama
Como era de esperar, la calidad mejora al diafragmar con tan sólo hasta f/4, no siendo nada mala a la plena apertura de f/1.25. El viñeteo es uno de los factores a considerar, pero en sujetos abigarrados como este no afecta tanto como en el caso de un cielo liso o sujeto similar.
En cuanto a la diferencia entre la imagen del 7Artisans y el Leica...lo dejo a vuestra observación y criterio.

Naturalmente, he utilizado el 7Artisans 75 mm f/1.25 en muchas situaciones distintas a fin de ponerlo a prueba (mi evaluación al final...) y os pongo una serie de muestras.

7Artisans 75 mm f/1.25 a f/8 © Valentín Sama
A pesar de incluir un elevado número de fuentes de luz directamente en el encuadre, el "flare" queda muy bien controlado, al tiempo que con un toque agradablemente "atmosférico".

7Artisans 75 mm f/1.25 a f/1.25 © Valentín Sama
Encuentro el bokeh a f/1.25 muy bello, pero lo más interesante es que se mantiene muy armónico a todos los valores de abertura de diafragma, lo que –en buena parte– se debe a la perfección de la ejecución mecánica del mismo.

7Artisans 75 mm f/1,25 a f8 © Valentín Sama
¿Necesitas foco "rabioso"?  Cierra a f/8 y ya lo tienes. Pero también, sobre todo en el campo central, ya desde f/4.

Como es de imaginar, "la noche" es un territorio para esta carismática óptica superluminosa en montura Leica-M...

7Artisans 75 mm f/1.25 a f/4 © Rafael Roa
7Artisans 75 mm f/1.25 a f/4 © Rafael Roa
Observad la justísima profundidad de campo –incluso a f/4– de esta óptica de 75 mm. Puedo avanzaros que clavar el foco con un objetivo como este, de enfoque manual, con un sujeto en movimiento, roza lo épico. También podemos comprobar el suave bokeh a f/4, no ya sólo a plena abertura.

7Artisans 75 mm f/1,25 a f/4 © Valentín Sama
A pesar de un tiempo de obturación relativamente lento, con un cierto riesgo de trepidación, el objetivo nos muestra algunas gotas de agua sobre los cubos de basura y una bonita textura "arrancada" por los LEDs del coche de bomberos.

7Artisans75 mm f/1.25 a f/1.25 © Valentín Sama
7Artisans 75 mm f/1.25 a f/1.25 © Rafael Roa

Se supone que un objetivo como el 7Artisans 75 mm f/1.25 está especialmente indicado "para retrato". Por tanto, os ofrecemos un par de ellos, si bien en la evaluación final, ahondaremos sobre el tema.

"Evasión o muerte" © Rafael Roa 7Artisans 75 mm f/1.25 a f/4
En esta imagen, enfocada sobre el ojo más próximo, se puede apreciar el potencial de rendimiento de la óptica. A notar, que el particular bokeh de la parte izquierda se debe al "juego" de la verja que se proyecta a su vez sobre el rostro.

7Artisans 75 mm f/1.25 a f/1.25 / 1/3.200 s a 50 ISO © Valentín Sama
Esta toma, del fotógrafo y profesor Rafael Roa, nos permite ver –llevada al 100%– algunas características clave... casi "letales" de esta carismática óptica. Enfocada sobre las pestañas del ojo más próximo, podemos apreciar la "apretadísima" profundidad de campo a esa plena apertura y ello a pesar de que la toma está realizada a aproximadamente cinco metros de distancia. Tan "apretada", que esa "profundidad" virtualmente no es tal.
El sujeto queda separado, tanto de la farola como del fondo, a pesar de estar este último pegado al personaje principal. La nitidez no es rabiosa y las aberraciones cromáticas están presentes, pero "no está mal" para un objetivo 75 mm f/1.25 en montura Leica-M, con un precio del entorno de 450 €.

7Artisans 75 mm f/1.25 a f/1.25 © Valentín Sama

7Artisans 75 mm f/1.25 a f/1.25 © Valentín Sama
Finalmente, os muestro un par de tomas (arriba) realizadas a f/1.25 y a la distancia mínima de enfoque de 80 cm que permite el objetivo.
A esa distancia, y a f/1.25, la profundidad de campo es tan reducida que considero casi imposible alcanzar un foco correcto en modo telemétrico...aunque todo es intentarlo.
En mi caso, las dos imágenes que muestro están tomadas –a mano alzada– con una "sin espejo" de formato Barnack mediante adaptador.

¿Cámara telemétrica, o "sin espejo"?
Bien claro que las telemétricas son "mirrorless" y que algunas de ellas permiten operar en "Live-View"...
Mediante adaptadores, este objetivo de enfoque manual puede emplearse sobre virtualmente todas las cámaras sin espejo del mercado, si bien las más interesantes serían obviamente las de "formato Barnack", o 24 x 36 mm, eso que ahora llaman "full frame". Entre ellas, las de la montura "L" (Leica SL, Panasonic S, Sigma fp), pero quizá las menos exóticas y ya mas populares Sony de la serie "Alpha". En estas últimas, usando simultáneamente la opción de aumento de imagen y "focus peaking" podemos conseguir –con un poco de práctica– un foco bastante preciso. De hecho, podemos llegar a obviar de ese modo el "focus shift" del que adolece el objetivo enfocando por ejemplo a f/4 si vamos a emplear ese valor de abertura.

Ahora bien, puesto que este 7Artisans 75 mm f/1.25 viene en montura nativa Leica-M, lo natural sería utilizarlo sobre cámaras telemétricas de esa marca o de montura equivalente, enfocando con el telémetro...¿no es eso?
Bien, veamos lo que desliza Leica en su hoja de prensa cuando habla del Leica Noctilux-M 75 mm f/1.25 ASPH: ..."cuando se dispara a la máxima apertura, la excepcionalmente reducida profundidad de campo del objetivo, puede  ser puesta especialmente en efecto mediante la ayuda de un visor electrónico tal como el Leica Visoflex."
 Vamos, que me temo que nos están avisando de que enfocar con precisión a f/1.25 con el telémetro solamente es una "misión Tom Cruise".

¿Será eso verdad? Para comprobarlo, he fotografiado también telemétricamente con una Leica Monochrom, dotada –por si acaso– con un visor electrónico. Solo que en este caso es un Olympus, cuya misma electrónica y conexiones se esconden bajo el Visoflex, que –¿lo adivinaron?– es mucho más caro... y ciertamente, más bonito. Previamente, había calibrado adecuadamente la leva del objetivo, según el procedimiento indicado en el apartado más adelante.

El 7Artisans 75 mm f/1,25 montado sobre una Leica Monochrom Typ 246, dotada de visor electrónico © Valentín Sama
7Artisans 75 mm f/1.25 a f/1.25 © Valentín Sama
Enfocado sobre la línea de visillos del fondo de un vagón "mirador" de cola de un tren Talgo de los años 50 del siglo pasado. Si alguna vez has disfrutado de esa visión, como yo mismo, con los señores fumando puros allí... ¡es que eres bastante mayor! El bokeh y el suave flare del objetivo a plena abertura genera una estética que me resulta muy interesante.

7Artisans 75 mm f/1.25 a f/2 © Valentín Sama
Enfocado –evidentemente– sobre la inscripción "Firestone". Ligerísima corrección telemétrica para compensar el también muy ligero "focus shift" (ver texto). El bokeh sigue siendo maravillosamente "cremoso" gracias a la forma redondeada del diafragma.

7Artisans 75 mm f/1.25 a f/8 © Valentín Sama
Que no se diga... ¡una toma a f/8! Enfocada aproximadamente en la zona media de los remaches, nos demuestra –además de que se alcanza un muy buen contraste– que aun a ese valor de abertura de diafragma, el foco es bastante selectivo.

7Artisans 75 mm f/1.25 a f/1.25 © Valentín Sama
Enfocada sobre el emblema de "Correos" se deja apreciar la textura de la tela a lo largo de...¡unos pocos milímetros! Ningún problema con el enfoque telemétrico, con el ajuste personalizado de la leva telemétrica de este objetivo, realizada de forma previa a esta prueba.

7Artisans 75 mm f/1.25 a f/4 © Valentín Sama
Enfocada sobre la escultura...con dos láminas de vidrio por medio; de ahí el contraste moderado. Atención al detalle en los ladrillos y las telarañas sobre el vidrio.

7Artisans 75 mm f/1.25 a f/2,8 © Valentín Sama
Si miramos con cierta atención, quizá detectemos una ligera distorsión en barrilete, que en ningún caso se me hizo demasiado evidente ni molesta.

7Artisans 75 mm f/1.25 a f1.4 © Valentín Sama
Fotografiado a través de dos vidrios, el enfoque telemétrico muestra ciertas ventajas sobre algunos sistemas AF demasiado... precisos, que se empeñan en enfocar sobre ligeras imperfecciones o suciedad del vidrio: aquí, el fotógrafo tiene el control final desde un principio.

Conclusiones
Para poder ofrecer una evaluación de este muy luminoso  7Artisans 75 mm f/1.25 lo más correcto quizá fuese considerar su doble faceta; por un lado, como lo que es en sentido estricto: una óptica de enfoque manual y bayoneta Leica-M con acoplamiento telemétrico para las cámaras Leica-M y afines, y por otro lado como una óptica superluminosa de enfoque igualmente manual, que puede utilizarse mediante adaptadores en un alto número de cámaras "sin espejo". Por tanto, podría dar servicio a un grupo y otro de usuarios y especialmente a aquellos que sepan disfrutar de los dos sistemas.

El aspecto, proporciones y acabado son "Leicalike" 95% © Valentín Sama
Para el grupo de usuarios de las "sin espejo", incluyendo las Leica-M dotadas de sensor CMOS que permite Live-View, el uso es relativamente sencillo, ya que podremos enfocar a la abertura de diafragma de trabajo –sobre todo en las críticas de f/2.8,  f/4 y f/5.6– y así evitar todo problema de "focus shift".
Sobre una telemétrica pura, requerirá mayores conocimientos y capacidad de control, si pensamos usar aquellas aberturas de diafragma que entren en el territorio conflictivo del "focus shift". ¡También necesitaremos gozar de buena vista, para discernir pequeñas diferencias de ajuste en la "mancha del telémetro"!

En cuanto a su rendimiento de imagen, me parece muy interesante –por no decir excelente– para un objetivo de sus características de focal y luminosidad y muy especialmente para su contenido precio del entorno de los 500€.

Puede plantearse la duda de si tiene o no sentido disponer de un objetivo penalizado por focus shift cuando podemos gozar de otras alternativas que no lo estén. Pero esas alternativas, son menos luminosas y además –por lo general– notoriamente más costosas.

Quedan dos caveat de importancia no despreciable: una de ellas, es la dificultad que supone conseguir un foco correcto –a la plena apertura de f/1.25– con un objetivo de enfoque manual, y la otra, la más que probable necesidad de realizar un ajuste personal de la leva telemétrica.
Si eres capaz de enfrentarte a esos dos obstáculos, soy de la opinión de que disfrutarás de un objetivo
como el 7Artisans 75 mm f/1.25


El ajuste de la leva telemétrica
En los objetivos para cámaras telemétricas, una leva mecánica presente en la parte posterior del bloque mecanoóptico del objetivo interactúa con una leva presente en el cuerpo de la cámara conforme variamos la distancia de enfoque. Un prolijo mecanismo interno acoplado, nos ofrece en el visor las señales para el telémetro de coincidencia que caracteriza a estas cámaras.

La precisión de ajuste de esa leva en el lado del objetivo es clave para la correspondiente del foco, y en ese punto es donde...se justifica en parte el precio llamativamente asequible de las ópticas de 7Artisans: el ajuste no viene afinado al 100% y lo más probable es que el comprador del objetivo tenga que realizar el ajuste él mismo. Y para eso viene –en el estuche– el destornillador o llave mencionado al principio.

Procedimiento de ajuste
Llegada la necesidad de ajustar la leva –mi unidad de 75 mm f/1.25 venía mucho mejor ajustada que la del 35 mm f/2, pero no perfecta– el modo de realizar el dichoso procedimiento depende enormemente de si disponemos sólo de una de una Leica fílmica (o una Bessa, un Zeiss Ikon..) o de un modelo con CMOS que permita Live-View, como por ejemplo una Monochrom o una Leica-M10.

La operación es mucho más llevadera en el segundo caso, ya que podremos comprobar la precisión del enfoque en la pantalla o visor electrónico y ello con las ayudas disponibles de "focus peaking" o aumento: una comparación (¡recomiendo trípode!) entre "mancha del telémetro" y Live-View nos permitirá avanzar con el menor grado de frustración.
En el caso de una cámara fílmica, lo ideal es hacernos un pequeño "invento" para poder colocar un vidrio deslustrado en el plano focal, pues de lo contrario, tras cada manipulación de la leva nos veremos obligados cargar –¡y luego revelar!– película a efectos de hacer unas tomas de prueba.

Los tornillos son diabólicamente pequeños: mucho más que los del 35 mm f/2: el mayor diámetro de la lente posterior obliga... La llave mide ¡0,88 mm! © Valentín sama
Para corregir la posición de la leva, aflojamos los dos minúsculos tornillos de bloqueo –para eso se incluye en el kit la llave...–¡de 0,88 mm!– y giramos la leva telemétrica levemente –entre medio y un milímetro– bien en sentido horario, si el foco queda próximo, bien en sentido anti horario, si el foco queda lejano. Lo indicado es comprobar el ajuste para dos metros, pero en mi caso lo he realizado también para infinito. El "asunto" es comprobar la correcta correspondencia entre el telémetro de coincidencia y el foco en Live-View o en el plano focal.

El procedimiento puede resultar relativamente sencillo para aquellos que hayan calibrado, –por ejemplo– el telémetro de una Speed Graphic, y por el contrario una "misión digna de Tom Cruise", para los impacientes o los menos "manitas". Se trata de un aspecto a considerar muy seriamente antes de adquirir uno de estos objetivos.
No es menos cierto que es "una gozada" ser capaces de ajustar perfectamente el objetivo para "nuestra cámara" de preferencia...un placer muy personal.

Artículo relacionado: 7Artisans vs TTArtisan

Comentarios

DANIEL PEIRÓ ha dicho que…
Excepcional artículo, como de costumbre.

Entradas populares de este blog

Los "carretes de 120 mm" no existen...¡idiota!

Sitios web, buenos fotógrafos, e incluso profesores... nos hablan en [demasiadas] ocasiones de "rollos de 120 mm" para referirse a los rollos 120 de película que podemos adquirir para nuestras cámaras y respaldos de formato medio.

Pero, vamos a ver... ¿cómo es posible que sobre esos rollos de 12 cm (120 mm) sólo podamos hacer tomas de un alto máximo de 6 cm nominales?
Pues la respuesta es muy sencilla: porque los rollos de 120 mm no existen... ¡idiota!(1).

En la imagen, frente a la caja de película "de 120 mm"(*), aparecen películas en los formatos 118, 120 (en el centro) y 127. A notar, la bobina con núcleo de madera original del año 1901 y una moderna de plástico actual: la compatibilidad con las cámaras actuales y las de hace 120 años es –como veremos– absoluta.

Kodak, que durante casi un siglo fue dominante en casi todos los ámbitos fotográficos, estableció –sobre todo en los primeros tiempos– un sistema de numeración muy simple para sus formatos o –quizá mejor…

Lucubracions de un enero de 2020 (II): Canon y su sistema EF

Canon ha hecho recientemente dos importantes anuncios, que aún sin relacionarlos desde la firma, están –desde mi punto de vista– íntimamente relacionados: por un lado la presentación de su impactante cámara Canon EOS-1 DX Mark III, y por otro, el cese en el desarrollo de [nuevas] ópticas de su sistema EF... el que da servicio a esa misma nueva cámara y a todas las de la firma que dan servicio a esa montura "veterana" de 33 años.

La lista de especificaciones de la más reciente Canon EOS es apabullante: podría decirse que [casi] (1) todo lo que pudiera desear un fotógrafo profesional de acción y deporte en su réflex monocular, está ahí. A "un precio", naturalmente: 158 x 168 x 83 mm para 1.440 gramos de peso y 7.000 / 7.500 €.
Con un sensor de formato Barnack (24 x 36 mm) de 20 Mpx. efectivos, ofrece 16 fps en modo réflex, con ráfagas de "más de 1.000" fotogramas en RAW+JPEG (81 en la Mark II), y 20 fps en modo "Live View". El resto, para no hacer…