Ir al contenido principal

Olympus OM-1: de OM SYSTEM

A media mañana del día  24 de junio de 2020 recibía yo una llamada confidencial: ¡en breves horas se haría público que Olympus se desprendería de su división de cámaras, objetivos y accesorios fotográficos! Cuando ya fue noticia la venta de esa división a la empresa japonesa JIP, pronto toda clase de titulares –entre lo catastrófico y lo amarillista– aparecieron «certificando» la defunción de la marca y el cese en la producción del sistema Micro Cuatro Tercios (MFT) por parte de la firma. Ello, incluso en algunos medios «especializados». No en mi caso, desde luego.


Hoy «OM SYSTEM», heredera de la marca a través de OM Digital Solutions (OMDS), tras incorporar al sistema al menos tres ópticas notables ad interim, presenta el modelo de cámara de alta gama prometido desde un principio. Y lo hace –mire Ud. por dónde– luciendo no sólo la marca OLYMPUS en su frontal, sino además bajo el simbólico nombre de «OM-1», el del primer modelo (1) comercializado por la firma dentro del sistema SLR para formato Barnack (24 x 36 mm), en 1973 (2).

Una rara Olympus OM-1 negra, acompaña a la versión cromada. Aproximadamente medio siglo separa a la nueva OM-1 de OM-System de las SLR analógicas originales del mismo nombre. © Valentín Sama

Vamos a ver, a continuación,  cómo es esta nueva «Wow camera», que se presenta casi exactamente a los 50 años de anunciarse la Olympus M1, precursora de la OM-1 original. Entiendo que la nueva cámara de OM Digital Solutions hubiese sido uno de los productos protagonista a nivel de stand de la feria CP+ de Yokohama, de no haberse cancelado en el último momento su carácter presencial previsto para los días 24 al 27 de este mismo mes.

Nota: salvo indicación en contra, todas las imágenes © OM Digital Solutions

El nuevo sensor

Aunque se mantiene la resolución del entorno de los 20 Mpx. se trata –¡por fin!– de una configuración enteramente nueva: un sensor CMOS retroiluminado (BSI) Quad-Bayer apilado. Probablemente un SONY IMX472-AAJK



El nuevo sensor permitiría –a priori– ofrecer mejoras más que significativas respecto a los anteriores, por no decir espectaculares:
  • Dos pasos EV en mejora de nivel de ruido
  • Un paso más de rango dinámico
  • Un 100% del fotograma en cobertura AF, con 1053 puntos de enfoque, todos ellos con rendimiento de tipo "en cruz" y detección de fase.
  • Sensibilidad AF hasta -8 EV con objetivos f/1.2
  • Sensibilidades ISO de 200 a 102.400 con opciones "LOW" de ISO 80 e ISO 100
  • Hasta C4K 60p
  • Full HD hasta 24p
  • Hasta 120 fps con S-AF/92 RAW
  • Hasta 50 fps con C-AF/96 RAW
  • Visor sin «blackout»
  • El sistema de estabilización llega a 8 pasos (7 en el cuerpo + objetivo), y en conjunción con el nuevo procesador TruePic X, cuatro veces más rápido que el anterior, ofrece tomas en multirresolución de 50 Mpx a mano alzada hasta 1/125 de segundo. De hecho, hay un botón dedicado, para acceso directo sin pasar por menú.
¡Marcado con el «check» en azul, el pulsador para acceso directo al modo de alta resolución a 50 Mpx.
!
Ni que decir tiene, que la nueva OM-1 incorpora el afamado sistema de prevención contra el polvo en el SSWS por ondas supersónicas, realmente eficaz y que debe ser la envidia del resto de fabricantes que –si acaso– emplean sistemas mucho más pobres.
El obturador, por su parte, es híbrido: mecánico de 60 s hasta 1/8.000 s y electrónico –con opción a la primera «cortinilla»– de 60 s a 1/32.000 s.



El visor y la estanqueidad

Por su parte, el visor promete una calidad espectacular: 5.76 Mpx., aumento 1,65 x y pupila de salida a 21 mm.

El visor y todos los puntos de enfoque

Independientemente de la resolución, la calidad óptica del ocular del visor, es clave. El de la nueva OM-1 parece muy cuidado, con al menos dos lentes aesféricas en su amplio esquema de cinco elementos.


Una sucinta comparativa con otros modelos de cámara
  • Olympus E-M1 Mark III: 2,36 Mpx. 1,48X
  • Olympus E-M1 X: 2,36 Mpx. 1,65X
  • Olympus OM-1: 5,76 Mpx. 1,65X
  • Leica SL2: 5,76 Mpx. 0,78X
  • Sony A7R-IV: 5,76 Mpx. 0,78X
  • Canon EOS R3: 5,76 Mpx. 0,76X
  • Nikon Z9: 3,686 Mpx. 0,8X
  • Sony A1: 9,437 Mpx. 0,9X



Todo ello con un sellado certificado IP53 y con un peso de 599 gramos con batería y una tarjeta SD para su cuerpo de 13.8 x 91.6 x 72,7 mm. Sólo 19 gramos y unos pocos milímetros más que la E-M1 Mark III.
Los que lo deseen, pueden añadir más potencia, agarre («grip»), y funcionalidad con la empuñadura HLD-10, que duplica los controles –incluyendo el «joystick»–, para un mejor manejo en posición de encuadre vertical, además de incorporar capacidad adicional de batería.


La pantalla de 3 pulgadas, articulada a 270 grados, es de 1.620.000 píxeles. A notar, los pulsadores específicos para «AEL» y «AF-ON», además de el «joystick» (imagen, abajo)






Ya en su configuración base, sin empuñadura, la nueva OM-1 ofrece dos ranuras para tarjetas SD, cuyo almacenaje se deja gestionar en las formas ya conocidas: «backup», distribución por clase de archivo, orden de llenado, etc.


Algo que cambia radicalmente son los menús. No he tenido ocasión de probarlos todavía, pero por lo que veo en la imagen y se me ha explicado, creo que el cambio «es para bien». Así, por ejemplo, calidad de imagen, modos computacionales, modos de enfoque, modos de vídeo, van ubicados en pantallas específicas con códigos de colores...

¿Nos olvidamos de algo? ¡Seguro! Y para resolverlo, nada mejor que tirar de «chuleta»: ¡ver abajo!


Además de la performance en vídeo, faltaría añadir el modo de «filtro ND incorporado» que llega a ND64 (6 pasos) así como la conexión USB-C que permite alimentar/cargar la batería durante en el modo «tethered».


Eso sí, debido a ello y siguiendo la moda, el cargador externo para baterías es ahora un accesorio opcional. La batería es de nuevo diseño para adaptarse a los nuevos protocolos de carga/comunicación y se anuncia una autonomía, según la conservadora CIPA, de 520 disparos. El nuevo protocolo permite carga de la batería al tiempo que ésta alimenta al sistema.

De forma simultánea se anuncia la versión II del M.Zuiko Digital 12-40 mm f/2.8 PRO (revestimiento frontal mejorado, hidrófugo), así como el nuevo M.Zuiko Digital 40-150 mm f/4 PRO, ya previamente en la hoja de ruta. A notar que este tele-zoom sigue los pasos del M.Zuiko Digital 8-25 mm f/4 PRO, y emplea un sistema retráctil por «clic» a fin de reducir las dimensiones para el transporte.

La imagen, con el conocido 12-40 mm f/2.8 PRO nos permite hacernos una idea de las contenidas dimensiones de l nueva OM-1




La nueva OM-1 incorpora muchos avances, –además de los notables, del sensor y el visor– muchos de ellos en funciones que facilita el potente procesador True Pic X, y que habrá que probar sobre una unidad final, ya funcional. Alguno de ellos estaba disponible en la E-M1 X, y otros no. Me interesa mucho el modo de alta resolución a mano alzada: si es cierto que se puede operar hasta 1/125 de segundo, para archivos de 50 Mpx. (80 Mpx. sobre trípode), el temor a la aparición de «artefactos» en –por ejemplo– ciertas tomas de paisaje/arquitectura, podría verse muy contenido.

Por su parte, la IA nos ofrece ahora modos de detección automática de sujetos en las categorías de:  motocicletas, coches de fórmula, coches de rally, aviones, helicópteros, trenes «bala», trenes corrientes, locomotoras de vapor, aves... a los se suman ahora cánidos y también felinos. En todas ellas, pero especialmente para el «birding» o la fotografía de aves, los 1053 puntos de AF, con cobertura de todo el fotograma, resultarán de importancia capital, sin olvidar los altísimos ratios de fotogramas por segundo posibles.

Conclusiones preliminares

A falta de una futura extensa prueba de esta cámara, a priori pienso que desde OM Digital Solutions, junto con un antiguo equipo de ingenieros y expertos de Olympus, se ha hecho un muy buen trabajo para esta nueva OM-1 de OM SYSTEM y se ha cumplido con lo prometido hace menos de dos años. El nuevo sensor apunta a la mejora en calidad de imagen que los usuarios del sistema necesitaban.
Olympus/OM-SYSTEM sigue siendo «distinta», para bien. 

Los precios aproximados –con disponibilidad casi inmediata, a mediados de marzo–, serán:
  • OM-1 cuerpo: 2.190 €
  • Kit con M.Zuiko Digital 12-40 mm f/2.8 II PRO: 2.799 €
  • Empuñadura HLD-10: 349 €
  • M.Zuiko Digital 12-40 mm f/2.8 II PRO II: 999 €
  • M.Zuiko Digital 40-150 mm f/4 PRO: 899 €
  • Batería BLX-1: 89 €
  • Cable CB-USB13: 19.90 €
  • Set de cargador de dos baterías, externo, SBCX-1: 199,00 €
  • Mando inalámbrico RM-WR-1: 79,90 €
Además, hay una buena noticia: al parecer, a pesar de las dificultades generales de suministro que nos afectan globalmente, habrá una muy importante disponibilidad de unidades desde el mismo inicio de la comercialización.

Nota: por razones técnicas, los eventuales comentarios no deben superar los 3.000 caracteres


(1) En bayoneta. Antes hubo una efímera FTL en rosca M42
(2) La M1, que la precedió brevemente, es de julio de 1972

Comentarios

manelympus ha dicho que…
Habemus cámara... a priori parece que los Dioses del Olympo se han alineado, 50 años después, para ofrecernos una "nueva" OM-1 que promete y mucho.
javifoto ha dicho que…
Impresionante.
Muy deseable, desde luego.
Pero como en general son tan buenas, tienes cámaras de 10 años que siguen rindiendo a tope.
Maravillosa coincidencia temporal. OM-1.
JCS ha dicho que…
Sr Sama,
Es evidente que aunque el exterior no ha cambiado radicalmente desde 1973, esta cámara es un animal completamente diferente de la primera OM 1, un corazón mecánico ha sido reemplazado por otro electrónico. Creo que es un buen ejemplo de cómo ha cambiado el mundo en los últimos 50 años en todos los aspectos de la vida.
Espero que la marca siga disfrutando de buena salud y pueda proporcionar a sus usuarios un catálogo de objetivos y accesorios como cuando lanzaron el sistema OM SLR original.
Un saludo.
JCS
Valentín Sama ha dicho que…
Gracias, JCS

Yo creo que -salvando las diferencias de tiempos-:casi lo único que faltaría, son unos desplazables (mejor TS), como los que tuvo el sistema OM original en 35 y 24 mm f/3.5⅞

Ese concepto está en desuso por el error de creer que "lo mismo se puede hacer en PS".
Es complejo, pero José Latova lo sabe explicar maravilloso...
Juan Carlos Giménez ha dicho que…
Buenas tardes, Valentín.

El hecho de ir contra corriente produce, en mi caso, unas relaciones mentales que poco o nada tienen que ver con el tema de que se habla o escribe. Me explico: nada más comenzar a leer su artículo me encuentro con una imagen, la segunda por orden de aparición, que muestra dos bellísimas OM-1 alimentadas con película, y mi actitud melancólica y pasada de moda no puede evitar el recuerdo de su manejo en las manos jóvenes e ilusionadas de quien suscribe, esperando con impaciencia ver los resultados de su aventura en el recóndito ambiente del cuarto oscuro.

Y precisamente al encadenar esa sensación post-lectura de su artículo con la búsqueda detectivesca de otros pacientemente acumulados en mi archivo, encuentro a sabiendas uno que yo estimo particularmente y que usted publicó en septiembre de 2006 en la desaparecida DSLR Magazine: "La auténtica y original Prueba de la Gota". ¿Lo recuerda, Valentín?

Lo recuerdo gratamente y lo menciono porque ese artículo vino a corroborar un método de trabajo que yo venía empleando muchos, muchos años antes cuando me encerraba en la oscura soledad con la compañía única de varios negativos de blanco y negro. Y ese artículo despejó todas las dudas que otros aficionados y profesionales anteponían a mi querencia "reveladora". Porque esa "querencia" no ha sido abandonada por un servidor, que continúa disfrutando de las tomas en formato medio y "Barnack" en sus ratos ...

Sé que este comentario nada tiene que ver con el artículo profundo y descriptivo publicado por usted respecto a los derroteros digitales de esta gran marca fotográfica de soluciones pequeñas, la primera en plantear una reducción significativa de las cámaras réflex sin disminuir (todo lo contrario) su enorme calidad.

Gracias una vez más por compartir recuerdos, Valentín. Atentamente:

Juan Carlos Giménez Bixquert
Matias ha dicho que…
Muy buen artículo.
JFK ha dicho que…
Falta para ese sistema un 12 mm TS mínimo, porque los TS 17mm, 24mm, 45mm, 90mm y 135mm de Canon o algunos de Nikon imagino que se podrían usar con algún adaptador pero un precio mayor (y más grandes) que si lo hicieran ellos exclusivamente, entonces ya sería mas profesional.

Entradas populares de este blog

Sobre el disparatado precio de la película en color

A lo largo de las últimas semanas el precio de las películas en color ha alcanzado niveles que se me antojan difíciles de asimilar. Kodak ya había anunciado hace meses una subida y Fujifilm, por su parte, ya nos tenía acostumbrados a su doble política: primero la de subir precios y después el cese de producción «por baja demanda» de determinadas referencias, y no sólo de color. Los aranceles de importación tienen un gran protagonismo en los precios a nivel europeo. A continuación, os aporto algunos datos, seguidos de mis lucubraciones al respecto. © Valentín Sama Primero, unos precios «actuales». De los más «baratos» encontrados online/tienda física. En ocasiones puede encontrarse alguna diferencia a la baja –casi siempre en una fecha de caducidad al límite– pero también algunas más altas. Excluyo películas de «submarcas», por razones que explico más adelante en el apartado (1) . La muestra si bien no es completa ni mucho menos al 100%, representa lo que puede adquirirse en una buen

Kine Exakta: la pionera primera réflex monocular para película de 35 mm

He tenido ocasión de comprobarlo con motivo de múltiples charlas, cursos y presentaciones: casi nadie –hoy  día– ha oído hablar nunca de las cámaras Exakta … Kina Exakta, de Ihagee, 1935. La primera SLR para película de 35 mm © Valentín Sama Y sin embargo, todas las cámaras réflex monoculares o SLR que han empleado y emplean ahora los fotógrafos, sean analógicas o digitales, se derivan de la idea original de la Exakta –o más precisamente de la «Kine Exakta»– la primera réflex monocular para película de 35 mm –«de cine» (Kine)– de la historia. Ihagee Plan Paff Reflex. Una réflex de 1921 para el formato medio de 6 x 4.5 cm © Valentín Sama Ya he hablado con anterioridad  acerca del hecho de que mucho antes de que existiesen las cámaras SLR para 35 mm, se diseñaron y comercializaron cámaras de esa clase en formatos medios y grandes (arriba); las de 35 mm llegaron después y más concretamente en la feria de primavera de la ciudad germana de Leipzig, en 1936. Sello conmemorativo del lanzamien