Ir al contenido principal

¿Dónde Fotografiar? – Un articulo de Fernando Puche

Lo dejé escrito hace años: las buenas fotos estaban donde fotografiaban mis héroes. Puesto que sus imágenes me gustaban mucho (a veces soñaba con ellas), los lugares donde habían sido hechas se convirtieron en «lugares mágicos», es decir, en fábricas de buenas fotos. Solo había que acudir allí y sacar la cámara. Ya está: fácil, sencillo, sin complicaciones. 

¿Es simple? Demasiado, por supuesto. Pero no le podemos pedir al cerebro que siempre nos complique la vida tanto que nos la haga indescifrable y nos impida escoger. Veamos: una imagen nos parece maravillosa y fue realizada en un sitio que tiene nombre y apellidos. El atajo es evidente: si voy a ese mismo lugar podré captar fotos parecidas, es decir, buenas. A veces somos muy simples y esto nos facilita muchas cosas en el día a día. Una de ellas es hacer fotos. Coger el equipo, conducir, llegar y disparar. Y es que tampoco se trata de sufrir. Así pues: ¿Dónde ir? Donde iban mis ídolos.

La obra de mis autores de referencia me hizo preguntarme primero dónde encontrar paisajes espectaculares, luego dónde hallar ciertas luces y más tarde dónde localizar esa misma estética. Vas un poco a tiro hecho, puesto que al conocer el lugar a través de las fotografías de otras personas, en tu cabeza ya aparecía el resultado. En muchos casos conecté con esos sitios porque ya iba con la conexión «enchufada» de casa. Los conocía de antemano, había visto fotos de ese mismo territorio, lo había imaginado, estaba convencido de que haría fotos maravillosas. El lugar se había introducido en mi cabeza.

© Fernando Puche

Sin embargo, ese es precisamente el pequeño problema que tienen los lugares: que nos constriñen a unos límites geográficos concretos, a una estética determinada, a una climatología específica, a unos motivos limitados. A veces, no siempre, funcionan como unas anteojeras. El lugar, en este caso, se convierte en la fotografía. 

Durante años quise fotografiar muchos de los enclaves que habían fotografiado otros grandes fotógrafos. Los nombres de todos ellos no caben en este escueto artículo. En realidad, da lo mismo. Y, sin embargo, su importancia fue disminuyendo a medida que me cansé de viajar a países lejanos, de subir, de sudar, de dormir mal, de agotar mis piernas, de pasarme meses fuera de casa. 

Una chispa iluminó mi mente: si mi desempeño creativo dependía de fotografiar lugares emblemáticos, es que algo estaba fallando. Este pensamiento se mezcló con el dinero que me gastaba, las energías que invertía, los estereotipos que capturaba, el tiempo del que disponía y algo de inconformismo. ¿Se podía crecer fotográficamente yendo a la vuelta de la esquina? Se podía.

Conocí la obra de otras personas que fotografiaban cerca de su casa justo cuando yo me había cansado de retratar espectaculares paisajes lejos de mi hogar. ¿Casualidad? Puede. El caso es que dejé de coger aviones, de buscar lugares salvajes, de mirar cómo se llamaban los sitios. Mi cuerpo descansó en paralelo a una cabeza que se esforzaba por desembarazarse de todos esos clichés que había estado retratando durante años. ¿Arrepentimiento? Ninguno. Maduré precisamente gracias a eso.

© Fernando Puche

Los sitios son importantes, es verdad, pero mucho más las sensaciones que nos producen. Por eso todas las preguntas anteriores dieron paso a una nueva: ¿Dónde sentir una conexión especial con el entorno? Entonces dejaron de ser importantes los nombres y las localizaciones. Lo esencial era cómo me sentía yo mientras visitaba un enclave (el que fuese), mientras estaba inmerso en él, en el instante de mirarlo a través de la cámara. Daba igual dónde estuviese, daba igual su denominación, su geografía, su estética. Necesitaba experimentar esos espacios. Esto no significa que no tuviese antes esa misma necesidad, ¡claro que la tenía! Significa que antes me guiaba demasiado por los nombres, las vistas espectaculares, los espacios más mediáticos, las localizaciones famosas.  

Al final, la decisión sobre dónde hacer fotos depende de lo que quieras expresar. Los lugares que visitas son solo un medio para capturar lo que ya llevas dentro. Todos tenemos una brújula interior que nos dice dónde ir y qué atrapar. Una brújula hecha de imágenes ajenas, gustos propios, tendencias sociales, impulsos inconscientes y recuerdos poderosos. 

Si te sientes bien en un lugar, si te transmite buenas ideas, si creativamente te motiva, si te obliga a sacar la cámara, si te hace soñar, si estás deseando volver, entonces da igual cómo se llame, la distancia, los colores, el emplazamiento. Ahí es donde tenemos que hacer fotos. Ya vendrán otros enclaves después. Sin obligaciones, sin etiquetas, sin prejuicios. La pregunta no sería entonces dónde encontrar, sino dónde sentir. 


En esta misma serie:

– Buscando respuestas – Prólogo

Qué fotografiar

Cuando Fotografiar

Fernando Puche lleva casi cuarenta años haciendo fotos y casi veinticinco escribiendo sobre fotografía. Una cosa llevó a la otra y ambas a publicar libros. Seguramente son excusas para tener la cabeza ocupada, intentar ser mejor fotógrafo y escribir cosas que puedan interesar a los demás. Excusas para seguir experimentando la fotografía.

Web de Fernando Puche

Comentarios

Las Palm as ha dicho que…
Excelente artículo como siempre . Me siento muy identificado con el texto . buscaba el paisaje maravilloso , esa foto de postal ,el atardecer con nubes altas . Me siguen gustando esas imágenes ,pero ahora intento en lo cotidiano y digamos vulgar , encontrar esa fotografía que me guste a mí , y que si no le gusta a nadie más , me da igual .

Entradas populares de este blog

Leica SL3: presentación y prueba

Leica anuncia –en este mismo momento– su modelo SL3 , perteneciente a su gama de cámaras sin espejo para formato Barnack dotadas de montura «L» y visor electrónico. Tal como era de esperar, monta el sensor BSI de 60 Mpx a color y triple resolución (60/36/18 Mpx.) ya experimentado en las M11, M11-P y Q3. He podido disponer de una unidad de la cámara unos pocos días antes de su presentación (1), y así, a continuación van mis impresiones de manejo y resultados de la más reciente versión de esta serie. © Valentín Sama No todos los días se estrena una Leica SL3... vídeo de arranque, en el monitor posterior, de una unidad © Valentín Sama Dos momentos de la presentación ayer tarde de la SL3 en Madrid © Valentín Sama Primeramente, una respuesta rápida a la pregunta más repetida: ¿en qué se diferencia la SL3 de la SL2, además de en su sensor? Nada mejor para ello que una tabla muy visual. © Leica Si tuviésemos que expresarlo muy brevemente diríamos: ¡«más potente, más rápida, más ligera»! A s

19 años de «Acerca de la Fotografía»

Hoy se cumplen ¡19 años! desde que –animado por mi hijo mayor, Valentín– me lancé a crear este blog «Acerca de la Fotografía» ; inicialmente como complemento «online» a mis publicaciones en medios impresos, y desde hace ya unos años, mi medio principal, junto con mis cuentas en Facebook, Instagram y «X», antes Twitter. © Valentín Sama Es –probablemente– el blog en español sobre fotografía más antiguo todavía en activo y publicado ininterrumpidamente. En el primer mes tras el inicio de su andadura, era noticiable,  por un lado la presentación de la cámara analógica Nikon F6 (*) , y por otro el cese en la producción de la película Technical Pan... ¿Han cambiado mucho las cosas? Quizá sí, quizá –en el fondo– no tanto, salvo la muy reciente irrupción de la IA en la creación de imágenes, que no de fotografías. Del aerógrafo para retocar placas al dictado de frases, pasando por los programas de tratamiento de imágenes, llamados genéricamente «photoshop». Hoy, vuelvo a publicar aquella fotog

HARMAN Phoenix 200: posibles razones para un producto inmaduro

«Spoiler» , tal como se dice ahora, anticipándonos a las conclusiones… ¿Podrías vivir con una película en color de tan sólo 5 o 6 capas cuando lo mínimo habitual en películas normativas son entre 15 y 25? Pero, vayamos paso a paso: lo de «inmaduro» no lo digo yo, lo dicen los propios responsables de  HARMAN technology, y así, en su nota introductoria, nos indican: . ..«parte de la diversión de fotografiar con esta película consiste en, "esperar lo inesperado", y esta película proporciona justamente eso, desde sus negativos coloreados de forma única hasta el encuentro casual con anomalías [defectos] de emulsionado. ¡Refrena tus expectativas y disfruta de la experiencia!» Zuiko Auto-W 28 mm f/2 a f/2; Phoenix 200 a IE 160 © Valentín Sama (*) © Valentín Sama Adicionalmente, en el interior del embalaje podemos leer: ...«de hecho, esta es absolutamente la primera película en color fabricada enteramente, desde la emulsión al chasis, en la factoría de HARMAN, un hito importante y si