Ir al contenido principal

Bob Dylan y el Futuro. Un relato de Fernando Puche

La inteligencia artificial lo barrió todo. Pasó como un tsunami sobre la técnica, los formatos y la creatividad. A su paso dejó una enorme llanura de colores brillantes, composiciones magistrales y deseos cumplidos. Un campo repleto de máquinas rapidísimas trabajando a las órdenes de personas ávidas por generar la mejor de las imágenes. Decían que todo era posible. También decían que no había vuelta atrás.

Muchos comercios cerraron. Las exposiciones se convirtieron en muestrarios de obras oníricas de una perfección insultante. Obras expuestas para ojos imperfectos. Atrapar la apariencia visual del mundo dejó de tener importancia. Lo importante era saber dar la orden precisa para que la máquina escupiese el sueño hecho imagen.

Los drones que inundaban el cielo empezaron a descubrir pequeñas figuras vagando por el paisaje mientras intentaban desentrañar algún misterio. Para las máquinas, sin embargo, no existían misterios. Para ellas no había nada imposible. Esas figuras que se movían por el territorio eran personas que buscaban algo que las máquinas no podían ofrecerles. Pasaban frío y calor, hambre y cansancio, incertidumbre y desesperación. La gente se reía de ellas porque sufrir ya no tenía sentido. ¿Serían masoquistas?

© Ignacio Itarte

Los drones comenzaron a vigilar con más ahínco mientras seguían sus pasos dondequiera que fuesen. Se recelaba de su comportamiento. ¿Sabrían algo que los demás desconocían? Iban desaliñados, a veces con harapos y apenas se aseaban. Finalmente, alguien dio la orden y se detuvo a uno de ellos. Le leyeron sus derechos, dijeron que podía llamar a un abogado, que todo lo que dijese podía ser utilizado en su contra. Entonces, ya esposado, le metieron en un coche. Terminó en una sala para interrogatorios. Su rostro lucía una mirada perdida, la boca sin emitir frase alguna, parecía tener la cabeza en un lugar muy alejado de este. Le preguntaron a fondo relevándose en turnos de mañana, tarde y noche. Solo con agua, sin comida. Si no hablas, morirás de hambre, le amenazaron.  

Solo fue posible sacarle tres palabras: «solo quiero sentir...». Parecía que iba a añadir algo, pero su voz se apagó igual que se apagan los juguetes sin pilas. Tuvieron que dejarle salir y permitirle vagar a sus anchas con o sin harapos. No comprendieron sus razones; imagino que porque no las expresó y porque tampoco entendieron sus palabras.   

Las máquinas siguieron trabajando a las órdenes de personas que buscaban una perfección tan cambiante como los vientos costeros. Quienes se movían desaliñados por el paisaje continuaron persiguiendo lo que las máquinas no podían darles. Sin embargo, todos, programadores y fugitivos, apocalípticos e integrados, pensaban lo mismo: «Los tiempos están cambiando.» Y lo hacían demasiado rápido. Ante semejante vértigo, unos se refugiaban en el pasado y otros en el futuro. Los primeros recelaban de lo que venía; los segundos, de lo que ya había sucedido. Alguien comentó la existencia de una antigua canción que hablaba de algo parecido, pero nadie pudo recordarla. Las máquinas, sorprendentemente, tampoco.

Hacha neolítica de pedernal © Frank Basford, Wikimedia ShareAlike License

El conflicto, parece ser, comenzó cuando el ser humano fabricó su primera herramienta. Miles de años atrás.

En esta serie: 

(1) Fernando Puche lleva casi cuarenta años haciendo fotos y casi veinticinco escribiendo sobre fotografía. Una cosa llevó a la otra y ambas a publicar libros. Seguramente son excusas para tener la cabeza ocupada, intentar ser mejor fotógrafo y escribir cosas que puedan interesar a los demás. Excusas para seguir experimentando la fotografía.

Comentarios

Goyo ha dicho que…
Magnífico relato.

Me ha recordado al mundo profundamente vacío de Farenheit 451.
Y el nuestro no está muy lejos de ninguno de los dos.

Gracias, como siempre, un placer leer el blog.

Un saludo.

Entradas populares de este blog

Leica SL3: presentación y prueba

Leica anuncia –en este mismo momento– su modelo SL3 , perteneciente a su gama de cámaras sin espejo para formato Barnack dotadas de montura «L» y visor electrónico. Tal como era de esperar, monta el sensor BSI de 60 Mpx a color y triple resolución (60/36/18 Mpx.) ya experimentado en las M11, M11-P y Q3. He podido disponer de una unidad de la cámara unos pocos días antes de su presentación (1), y así, a continuación van mis impresiones de manejo y resultados de la más reciente versión de esta serie. © Valentín Sama No todos los días se estrena una Leica SL3... vídeo de arranque, en el monitor posterior, de una unidad © Valentín Sama Dos momentos de la presentación ayer tarde de la SL3 en Madrid © Valentín Sama Primeramente, una respuesta rápida a la pregunta más repetida: ¿en qué se diferencia la SL3 de la SL2, además de en su sensor? Nada mejor para ello que una tabla muy visual. © Leica Si tuviésemos que expresarlo muy brevemente diríamos: ¡«más potente, más rápida, más ligera»! A s

19 años de «Acerca de la Fotografía»

Hoy se cumplen ¡19 años! desde que –animado por mi hijo mayor, Valentín– me lancé a crear este blog «Acerca de la Fotografía» ; inicialmente como complemento «online» a mis publicaciones en medios impresos, y desde hace ya unos años, mi medio principal, junto con mis cuentas en Facebook, Instagram y «X», antes Twitter. © Valentín Sama Es –probablemente– el blog en español sobre fotografía más antiguo todavía en activo y publicado ininterrumpidamente. En el primer mes tras el inicio de su andadura, era noticiable,  por un lado la presentación de la cámara analógica Nikon F6 (*) , y por otro el cese en la producción de la película Technical Pan... ¿Han cambiado mucho las cosas? Quizá sí, quizá –en el fondo– no tanto, salvo la muy reciente irrupción de la IA en la creación de imágenes, que no de fotografías. Del aerógrafo para retocar placas al dictado de frases, pasando por los programas de tratamiento de imágenes, llamados genéricamente «photoshop». Hoy, vuelvo a publicar aquella fotog

HARMAN Phoenix 200: posibles razones para un producto inmaduro

«Spoiler» , tal como se dice ahora, anticipándonos a las conclusiones… ¿Podrías vivir con una película en color de tan sólo 5 o 6 capas cuando lo mínimo habitual en películas normativas son entre 15 y 25? Pero, vayamos paso a paso: lo de «inmaduro» no lo digo yo, lo dicen los propios responsables de  HARMAN technology, y así, en su nota introductoria, nos indican: . ..«parte de la diversión de fotografiar con esta película consiste en, "esperar lo inesperado", y esta película proporciona justamente eso, desde sus negativos coloreados de forma única hasta el encuentro casual con anomalías [defectos] de emulsionado. ¡Refrena tus expectativas y disfruta de la experiencia!» Zuiko Auto-W 28 mm f/2 a f/2; Phoenix 200 a IE 160 © Valentín Sama (*) © Valentín Sama Adicionalmente, en el interior del embalaje podemos leer: ...«de hecho, esta es absolutamente la primera película en color fabricada enteramente, desde la emulsión al chasis, en la factoría de HARMAN, un hito importante y si